Contacto

Las carretillas elevadoras Kalmar ayudan a Truffer AG a dejar su huella en la roca

Queríamos el Ferrari de las carretillas elevadoras, y sin duda son las Kalmar. Pius Truffer, Director general de Truffer AG

La carretilla elevadora DCF500 duradera y de consumo eficiente de combustible de Kalmar ofrece la potencia de elevación de cargas pesadas que Truffer AG necesita para mantener su cantera suiza en movimiento.

 

Nombre:

Truffer AG

Ubicación:

Vals, Suiza

Empleados:

50

 

Truffer deja su huella en la roca con la ayuda de la carretilla elevadora diésel Kalmar DCF500

El reto

Truffer AG extrae gneis natural de alta calidad en Vals, Suiza, y lo transporta a su propia planta para su procesamiento como piedra decorativa. 
La logística desempeña una función principal y la eficiencia es la clave.
"Queríamos el Ferrari de las carretillas elevadoras, y sin duda son las Kalmar. La calidad y fiabilidad de las máquinas y la buena asistencia técnica son esenciales para nosotros, porque la cantera se encuentra a gran altura en los Alpes suizos", afirma Pius Truffer, Director general de Truffer AG.

La solución

Truffer AG eligió la DCF500 por la experiencia de 70 años de Kalmar en la manipulación de cargas pesadas. Para operar en el limitado espacio del emplazamiento, la carretilla debía satisfacer distintas especificaciones del cliente, tales como la anchura de la máquina y el radio de giro. La carretilla presenta una capacidad de elevación de 50 toneladas y su fiable motor diésel Volvo genera 260 kW a 2200 rpm. El control de esta enorme máquina resulta sencillo gracias a su transmisión totalmente automática.

Los resultados

Gracias a su electrónica avanzada, la DCF500 funciona a un par óptimo a bajas velocidades de motor, lo que reduce el desgaste, el consumo de combustible, las emisiones y el ruido. La máquina también es conocida por su resistencia y durabilidad. Pius Truffer aprecia también el valor de la máquina como potenciador de moral. "Una máquina como esta es un factor de motivación para nuestros empleados. Conducir la mayor carretilla elevadora de Suiza produce una sensación gratificante