Contacto

«Pude implicarme en todo el proceso desde el principio hasta la entrega»

Per-Erik JohanssonPer-Erik Johansson

Responsable de proyecto de equipamiento móvil, Lidhult (Suecia)

Cuando era joven, quería diseñar y desarrollar automóviles que gustaran a todo el mundo. Hoy, no estoy haciendo exactamente eso, pero conseguí diseñar y desarrollar un exclusivo manejador de contenedores todoterreno para una de las mayores organizaciones del mundo. Me uní por primera vez a Kalmar como becario de verano en 1979 y después a jornada completa como ingeniero de diseño en 1983. Entre 1987 y 1990, pedí una excedencia y volví a la universidad a estudiar un máster, antes de reincorporarme a Kalmar en 1991.

Durante todos estos años, he pasado por diferentes puestos dentro de los departamentos de I+D y Desarrollo de producto. Pero gran parte de mi experiencia laboral la he dedicado al desarrollo del manejador de contenedores todoterreno (RTCH, por sus siglas en inglés). En 1998, recibimos una petición del ejercito de EE. UU. Querían que creáramos un nuevo concepto de máquina que mejorara su manejo de materiales en el campo. Este contrato con el Departamento de Defensa estadounidense comenzó en 1998 y fue el mayor contrato jamás firmado en manejo de materiales. Desarrollamos el concepto con nuevas tecnologías y un enfoque innovador, lo gestionamos para superar las expectativas del cliente y comenzamos a entregar las primeras máquinas desde nuestra sede de Lidhult en 2000. Para mí, fue un proyecto magnífico tanto en términos de trabajo como de experiencia personal. Pude implicarme en todo el proceso, desde el comienzo hasta la entrega, desde la hoja de papel en blanco hasta la entrega de las máquinas; incluso llegué a pasar 2 años en Texas (EE. UU.).

Para mí, lo mejor de trabajar para Kalmar es que consigo aprender algo nuevo cada día y, a decir verdad, nunca he trabajado para otra empresa.  La sostenibilidad es un tema muy importante para Kalmar, tanto en cuestión de productos como de empleados; esperamos mucho de nuestros empleados pero el entorno de trabajo es muy cálido.  Cuando empecé, como joven ingeniero, lleno de expectativas vitales, quería aprender y divertirme en el trabajo; ahora, más de 30 años después, puedo decir que Kalmar cumplió con mis expectativas y estoy seguro de que seguirá siendo así.

Cuando era joven, quería diseñar automóviles que gustaran a todo el mundo. En Kalmar, he diseñado un manejador de contenedores todoterreno y el ejercito de EE. UU. lo compró; no me puedo quejar.

  Volver a valoraciones de empleados